El fin de semana nos juntamos a jugar rol con unos amigos. Un par de participantes no iban a poder venir, así que ahí estábamos, cuatro presentes, con varias alternativas planteadas por el GM: Resident Evil – el juego de cartas, Wraith, Mage: the Awakening, Munchkin. Yo me atreví a proponer una prueba de Fiasco.

Luego de un poco de propaganda, entusiasmé a los demás para que probáramos el juego. Fiasco es un RPG sin game master, en que todos colaboran para representar escenas de la historia. Es un juego para personajes con grandes ambiciones y pobre control de impulso.

El resultado fue un éxito. Pese a ser la primera vez que jugábamos, las reglas son sencillas, la mecánica también, y todo da paso simplemente a una improvisación muy acorde al tipo de juego que nos gusta, de humor absurdo y over-the-top, con espectacularidad y estupidez.

Los dados no me acompañaron mucho, pero bueno, en este juego es precisamente la idea. Así terminó mi personaje, adicto y alimentando pingüinos en la Antártida.

* Título robado de un comentario hecho por una participante.