Black Panther, la historia afrofuturista que fue creada por Ryan Coogler, ha sido la película más esperada de la temporada. Cuando salió el trailer corto en verano, tuvo 89 millones de visitas en YouTube BelloPorno.it en tan solo 24 horas. Las plazas en los cines estaban reservadas hacía semanas. Se montaron proyecciones especiales en colegios y congregaciones religiosas, fiestas alrededor del estreno…

Los ejecutivos de Disney pronosticaban unos resultados magníficos en taquilla de esta película, con una recaudación de entre unos 100 y 120 millones de dólares para el fin de semana de su estreno. Pero Black Panther, con los superhéroes localizados en Wakanda, un país africano ficticio, con la gran mayoría de sus protagonistas de raza negra, rompió cualquier expectativa que pudiese tener.

La película ha ingresado 242,1 millones de dólares en el fin de semana del estreno, la segunda mayor recaudación de la historia para los primeros cuatro días de una película en cines. También rompió el récord por el estreno más taquillero en invierno. En tan solo un fin de semana superó la taquilla total de otras películas del mismo género como Thor, El increíble Hulk, Doctor Strange y varias películas de la saga de El Capitán América.

Black Panther está siendo todo un fenómeno entre la población negra

La película ha sido todo un fenómeno entre la población negra. El 37% de los espectadores del pasado fin de semana pertenecían a la raza negra, cuando normalmente el porcentaje de espectadores de las películas de Marvel es solo de 15%.

De alguna forma, Black Panther es una reafirmación identitaria con las raíces africanas, que tiene que ver con la tradición del afrocentrismo surgido alrededor de los movimientos de derechos civiles en los años 60 y 70. Además, la historia está llena de referencias políticas y sociales sobre la realidad de la minoria negra en EE.UU. La película también es una especie de reacción a la infrarrepresentación de las minorías en los grandes papeles de Hollywood. Los negros están acostumbrados a que los actores protagonistas normalmente sean blancos y los actores negros, frecuentemente, son los villanos, los criminales o los drogadictos. Hay un cliché y es que «el negro muere siempre el primero» y ahora son superhéroes a los que admirar.

Michelle Obama dijo tras ver la película: «por vosotros, la gente joven por fin verá superhéroes que se parecen a ellos en la gran pantalla. Inspirará a gente de toda procedencia a buscar en sí mismos y encontrar el coraje para ser los héroes de sus propias historias».

Desde el principio, el estreno tuvo muy buenas críticas. La gente se esperaba algo muy bueno y es lo que obtuvo. «Es un emblema de un pasado que fue negado y de un futuro que se siente muy presente», aseguró The New York Times. The Verge dijo que es «fascinante, divertida y espectacular, pero también un punto de inflexión». Por último, para GQ, la película «más que un intento de diversificar Hollywood es una lección sobre recuperarse y avanzar desde los errores de la sociedad».